Argentina avanza en el uso de plasma para COVID-19 con resultados esperanzadores

COMPARTIR

La recolección de plasma se hace a través de una máquina de aféresis

Argentina avanza en la investigación sobre el uso de plasma sanguíneo de recuperados para trasmitir anticuerpos a pacientes con la COVID-19, un tratamiento que se encuentra en una fase de "ensayo clínico nacional" que está dejando unos primeros resultados esperanzadores.

"Se ve que está haciendo bien, que los pacientes que usan plasma tienen menos uso de terapia intensiva y había disminuido la mortalidad, todos los trabajos hablan de eso. Ahora, para que los números sean definitivos, hace falta más tiempo", destacó a Efe el presidente de la Asociación Médica del Hospital de Clínicas, Luis Sarotto.

El país suramericano cuenta además con un antecedente positivo, el de la Fiebre Hemorrágica Argentina, una enfermedad infecciosa provocada por el virus Junín, que se encuentra en algunos roedores, descubierta en la década de los 50 y para la que la transfusión de plasma de pacientes recuperados resultó vital, reduciendo la tasa de mortalidad del 30 % al 3 %.

Con este antecedente, que se considera una "interpretación indirecta", las autoridades del país estudian el tratamiento desde hace más de dos meses, en los que se consiguió probar la seguridad del proceso, pero todavía no su eficacia.

"La donación de plasma todavía no está declarado que es efectivo. Hay un montón de estudios, acá y en el resto del mundo, en los cuales se ha establecido la seguridad, pero todavía no la eficacia", señaló a Efe la jefa de Hemoterapia del Hospital Posadas, Gabriela Míguez, quien agregó que "hubo paciente que mejoraron y pacientes que no, falta número de casos para atribuir esa mejora al plasma".

El Posadas, ubicado en la provincia de Buenos Aires, es uno de los hospitales habilitados dentro del ensayo clínico nacional, en el que varios centros recolectan el plasma sanguíneo y lo inyectan mediante una transfusión a los pacientes, y todos los datos son enviados a un centro que los procesa para sacar conclusiones, aunque todavía "faltan cientos de pacientes para terminarlo".

La recolección de plasma se hace a través de una máquina de aféresis, que permite la separación de los diferentes componentes de la sangre, en la cual se extraen unos 600 mililitros de material que luego será dividido en tres dosis de 200 mililitros cada una. A cada paciente se le hace la transfusión de dos dosis, que provienen de donantes diferentes.

El plasma se le administra a pacientes en un estado de "moderado a severo", dentro de "los primeros 5-6 días" de la enfermedad, con el objetivo de "acortar el tiempo de internación, tratando que no progrese la gravedad de su enfermedad y tratando de evitar que termine en una asistencia ventilatoria mecánica".

Fuente: EFE

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorCompañía italiana colaboradora de Oxford afirma que la vacuna contra el coronavirus podría estar disponible a inicios de 2021 por "2 o 3 euros"
SiguienteXiomara Guante reitera: “No hay forma de contemplar convocatoria a estudiantes”