Julián Heredia disputa título mejor relevista en historia de LIDOM

COMPARTIR

SAN PEDRO DE MACORÍS.- Usted no verá su nombre en la lista de los líderes de juegos salvados de todos los tiempos.

Pero cuidado con ello. No lo satanice entonces, cuando escuche a alguien decir que Julián Heredia, a quien apodaban “Satanás”, puede disputarle a cualquier la condición de ser el mejor relevista en la historia del béisbol profesional dominicano.

Lo de su apodo, “Satanás”, viene como anillo al dedo al explicar lo que para la oposición fue este espectacular relevista de las Estrellas, a su paso por la Liga de Béisbol Profesional de la República Dominicana.

Y es que Heredia, una bendición o ángel guardián para su equipo (Estrellas en toda su carrera), fue un demonio para los contrarios.

El derecho tuvo récord de 33-25 en sus 15 temporadas con las Estrellas, y su promedio de carreras limpias permitidas (2.74) es el cuarto de por vida, entre los relevistas, y el número 12, entre todos los lanzadores que han actuado en el béisbol del patio.

Sus 33 victorias le conceden el puesto número 13 entre todos los lanzadores, incluyendo los abridores, algo notable en el béisbol profesional dominicano, en el cual solo tuvo 5 juegos iniciados, de un total de 297, el sexto entre los hombres de más juegos lanzados en la historia del circuito.

La mejor medida del dominio y eficiencia de Heredia podrían brindarla sus estadísticas de ponches propinados (445) y su WHIP (1.10).

Su total de ponches es el octavo de la historia. Su WHIP (hombres embasados por base por bolas e imparables por cada entrada) es el cuarto del béisbol local, entre todos los lanzadores (abridores y relevistas).

El nativo de San Pedro de Macorís lanzó en 483 entradas y ponchó 445, para una proporción de 0.92 ponches por cada entrada lanzada, la mejor de todos los tiempos, entre todos los lanzadores.

Un especialista del relevo intermedio, como lo evidencian sus totales de juegos lanzados (297) y entradas (483), Heredia no acumuló los grandes totales de juegos salvados, por cuanto no era cerrador, aunque sí el responsable de muchas veces salvar el juego, en el sentido práctico, en el medio del mismo.

Con todo y ello tuvo 26 juegos salvados en su carrera. Su cifra más alta de rescates fue de 6, en la campaña de 1995-1996, cuando también tuvo record de 4-2, con 2.30 de efectividad, en 26 juegos.

Una temporada antes, encabezó la liga con 6 victorias, sin abrir un juego, con 2.53 por promedio de carreras limpias permitidas, más 48 ponches en 53.1 entradas; registros con los cuales atrapó su segundo premio Lanzador del Año del circuito.

El primero de esos premios lo conquistó en la contienda de 1992-1993, cuando tuvo récord de 4-2 y un impresionante 1.18 de promedio de carreras limpias permitidas. En esa temporada ponchó 36 en 45.2 entradas.

Dueño de un notable control de sus envíos, Heredia tuvo 16, como la cifra tope de bases por bolas concedidas en una campaña (1995-1996), cuando ponchó 31, en 47 episodios desde el montículo.

Su total más elevado de ponches fue de 60, en la temporada 2001-2002, cuando tiró 40.2 entradas en 21 juegos, con 2.88 de efectividad.

Su efectividad o promedio de carreras limpias permitidas, solo estuvo en 3.00 o más en tres de sus 15 temporadas: en la última (3.48), en dos campaña anteriores a ésta (4.98) y la que antecedió a esa (3.10). Dicho de otra manera: solo en tres de sus últimas cuatro temporadas. Nunca en sus primeras 11 campañas, cuando sentó reales para ser considerado por muchos, como el mejor relevista en la historia de la Liga Dominicana.

Fuente: Departamento de Prensa de las Estrellas

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

AnteriorNueva York decreta toque de queda y dobla presencia policial por las protestas
SiguienteGonzalo Castillo promete ejecutar ambicioso programa de obras públicas para reactivar economía