Sánchez Ramírez, RD.- En la mayoría de los ayuntamientos de la provincia Sánchez Ramírez se cumplió la Regla de Oro para la elección de los bufetes en la Sala Capitular de los municipios, pero las nuevas autoridades recibieron los cabildos entre deudas y manejo inapropiados de fondos mineros.

La Regla de Oro se impuso en la gran mayoría de los ayuntamientos de esta parte del país, a excepción del municipio de Cotuí, cuya presidencia la obtuvo la Fuerza del Pueblo con Gewil Acosta, y en el distrito municipal La Cueva donde el síndico es reformista y el presidente de la sala capitular del Partida Revolucionario Moderno.

En los distritos municipales La Bija y Angelina no lograron ponerse de acuerdo para establecer la citada regla, puesto que cada partido tiene un representante.

Otra de las particularidades en la toma posesión es que solo una mujer en la provincia Sánchez Ramírez logró imponerse a presidir una la sala capitular entre las nuevas autoridades municipales; Claribel Torres en el municipio de Fantino.

En otro orden, al recibir los distintos cabildos este viernes, serias denuncias aparecieron por parte de los nuevos ediles, entre las que se destacan entrega tardía de estados financieros y manejo inapropiado de los fondos mineros.

Ambos denunciantes coincidieron en citar la violación durante el periodo de transición tanto de las autoridades salientes como de consejo para la administración de los fondos mineros, quienes aseguran a solo días del traspaso de mando hicieron uso de estos fondos.

Según la resolución 058-2020 emitida por el Ministerio de Administración Pública ante el COVID-19 el FOMISAR figura entre un listado de 60 instituciones llamadas a mantener su labor paralizada a modo tota durante la vigencia del estado de emergencia.

Por: Daury Reyes