Donald Trump pide al Senado que no aprobar resolución que limita su capacidad para acciones militares contra Irán

COMPARTIR

Ha aseverado que Estados Unidos "lo está haciendo muy bien con Irán

"Es muy importante para la seguridad de nuestro país que el Senado de Estados Unidos no vote a favor de la resolución de Poderes de Guerra de Irán", ha expresado el presidente Donald Trump a través de su cuenta de Twitter este 12 de febrero.

El mandatario ha aseverado que Estados Unidos "lo está haciendo muy bien con Irán y este no es el momento de mostrar debilidad".

Además, Trump ha asegurado que "los estadounidenses apoyan abrumadoramente" el ataque de Washington que acabó con la vida del general iraní Qassem Soleimani a principios de enero.

"Si yo tuviera las manos estuvieran atadas sería una magnífica oportunidad para Irán", ha sostenido Trump, añadiendo que esto "envía una muy mala señal".

En opinión del presidente, los demócratas están promoviendo este proyecto de ley "solo como la intención de avergonzar al Partido Republicano". "¡No dejen que suceda!", ha concluido el mandatario.

Tras la última escalada de tensiones en Oriente Medio en enero, la Cámara de Representantes de Estados Unidos votó a favor de la resolución de Poderes de Guerra de Irán, que restringe la capacidad de Trump para emprender acciones militares contra la República Islámica.

El proyecto de ley prevé que el mandatario necesite el visto bueno del Congreso para iniciar una mayor operación militar contra Teherán y fue patrocinado por la exanalista de la CIA y representante demócrata Elissa Slotkin.

Además, el documento pide al presidente que "cese el uso de las Fuerzas Armadas de EE.UU. para participar en hostilidades en o contra Irán", a menos que el Congreso declare formalmente la guerra a la República Islámica.

Fuente: EFE

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

AnteriorPese a reforma Ley Seguridad Social autoridades identifican desafíos que superar
SiguienteLas pruebas para la vacuna contra el COVID-19 empezarán en 4 ó 5 meses