ProConsumidor ofrece recomendaciones para el "calentao" de la cena navideña

COMPARTIR

SANTO DOMINGO, RD.- Si bien es cierto, que el “calentao” de la cena de nochebuena y año nuevo se ha convertido en una costumbre no sólo para los dominicanos, sino, para otras culturas internacionales, también es cierto que como consumidores deben considerar algunos aspectos a tomar en cuenta a la hora de manipular estos alimentos para ser ingeridos al otro o varios días después.

En ocasiones, el riesgo de consumir comida recalentada depende del tipo de alimento, las condiciones en las que se guardó, y el tiempo que ha pasado desde su preparación hasta la refrigeración.

Te puede interesar: Michelle Ortiz lleva cena navideña a varios sectores del Distrito Nacional

A la vez, influyen los cambios de temperatura para la conservación o descomposición de los mismos. Si un alimento está expuesto por horas a la intemperie, luego pasa a la nevera  y otra vez al calor, puede descomponerse fácilmente y causar gastroenteritis, dolores abdominales, distensión y diarreas, pudiendo llegar a la deshidratación severa y acabar en hospitalización.

Es por ello que el Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (Pro Consumidor), inició una campaña a través de las redes sociales para que la población se cuide después de las comidas de esta temporada que incluyen alimentos como el  pavo, el cerdo, ensaladas, pastelones, pasteles en hoja, envueltos de repollo, buñuelos, entre otros.

La entidad, que dirige Anina Del Castillo aconseja que para guardar estos tipos de productos, es importante tener en cuenta el tipo de envase en que se va a guardar, estos deben estar herméticamente sellados, para que no penetre el olor a los demás alimentos que estén en la nevera y tener en cuenta  que no es recomendable utilizar envases de foam para almacenar los alimentos, ya que su descomposición es más rápida.

Asimismo, es imprescindible separar los aderezos de las ensaladas, pero si ya están mezclados es mejor consumirlos en el momento.

Otras recomendaciones a destacar:

  • Calentar sólo la comida que se vaya a consumir.
  • Como hay comidas que se dañan más rápido, la carne de cerdo y la de res, pollo, pescado, y mariscos, carnes frías y embutidos, leche, quesos y otros lácteos deben consumirse en el menor tiempo posible.
  • Las carnes, se recomienda que no permanezca a la intemperie más de cuatro horas antes de refrigerarse y al calentarlo debe removerse bien para que el calor llegue a todas partes, de manera uniforme.
  • Las carnes son de las comidas que tienden a contaminarse más rápido por bacterias agresivas. La carne asada puede conservarse en la nevera de tres a cinco días. La carne picada, hígado, riñones y lengua deben consumirse en dos días, pero si cambio de color a marrón y/o se siente pegajosa al tacto debe desecharse por estar en mal estado.
  • La leche debe permanecer en refrigeración y consumirse en menos de 24 horas después de abierta.
  • Las frutas se conservan mejor si no han sido cortadas ni mezcladas con otros alimentos, mejor guardarlas enteras, sin ningún tipo de aditivo.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

AnteriorCelebran los 100 años de la primera siembra de arroz bajo riego
SiguienteSuperintendencia de Bancos premia excelencia académica de hijos de empleados