Horror en Hong Kong con un hombre quemado por los manifestantes y un herido de bala por la Policía

COMPARTIR

Los radicales atacan bancos y comercios vinculados a Pekín

Cuando se cumplen cinco meses del estallido de las protestas de Hong Kong, la escalada de la violencia ha sumido a la ciudad en el caos y el horror este lunes. Un hombre ha sido quemado en una discusión con los manifestantes, según muestran las terribles imágenes de un video que circula por las redes sociales.

A tenor del periódico “South China Morning Post”, ha sufrido quemaduras de segundo grado en el 28 por ciento de su cuerpo, sobre todo en el cuerpo y los brazos.

El vídeo muestra el momento en el que se encara en un paso elevado con unos manifestantes, que al parecer le habían rociado con algún tipo de líquido. Al marcharse, les reprocha que “no sois chinos” por sus protestas contra el autoritario régimen de Pekín, a lo que los otros le responden que son hongkoneses entre insultos y gritos.

Cuando el hombre regresa hacia ellos, alguien del grupo le arroja un líquido inflamable por todo el cuerpo y le prende fuego. Envuelto en llamas, se retuerce intentando apagarlas y cae al suelo mientras los agresores huyen y las personas de alrededor que grababan con sus móviles contemplan horrorizadas la escena.

Al final del vídeo, se puede apreciar el cuerpo humeante del hombre tumbado en el suelo después de que alguien le ayudara a apagar las llamas. Según recoge el SCMP citando una fuente policial, ha sido trasladado al Hospital Príncipe de Gales con un tercio del cuerpo abrasado.

No ha sido el único incidente grave de la jornada en Hong Kong, donde horas antes un joven resultaba herido de bala en un enfrentamiento con la Policía. Así se aprecia en otro vídeo, que muestra a dos policías sin protección de antidisturbios persiguiendo a unos manifestantes.

Cuando un agente atrapa a uno de ellos, los demás le rodean para liberarlo y este saca su pistola para defenderse, que los manifestantes le intentan arrebatar.

En el forcejeo, el policía dispara a uno de los jóvenes enmascarados que le acosaban, que cae al suelo tras recibir un balazo en el abdomen. A tenor de las primeras informaciones, se trata de un estudiante de 21 años del Consejo de Formación Profesional apellidado Chow y ha sido trasladado al hospital. Allí ha sido operado de urgencia y los médicos le han retirado la bala, que le ha atravesado el riñón derecho y el hígado, extirpados en parte.

Tras la muerte accidental de un joven la semana pasada, que cayó de cuatro metros de altura en otro choque con la Policía, la violencia se ha desatado este lunes en Hong Kong.

Desde primera hora de la mañana, grupos de jóvenes enmascarados y ataviados de negro vienen cortando calles y líneas de metro en numerosos barrios de la ciudad, tanto en el centro de la isla como en el resto del territorio peninsular.

La interrupción del tráfico ha provocado altercados con conductores que intentaban retirar los vallas, estallando algunas pelas. Siguiendo con sus ataques de guerrilla urbana, los radicales han provocado cuantiosos destrozos en estaciones de metro y en los campus de la Universidad China de Hong Kong y de la Universidad Politécnica. Durante todo el día, allí han montado barricadas y se están enfrentando a los antidisturbios, que les disparan gases lacrimógenos y pelotas de goma.

Las protestas de Hong Kong, que empezaron de forma pacífica en junio contra la ya retirada ley de extradición a China, han derivado en el mayor desafío al autoritario régimen del Partido Comunista desde la devolución de esta antigua colonia británica en 1997.

Enturbiadas por la violencia, las demandas de sufragio universal han hecho aflorar las tensiones identitarias entre la comunidad local, que habla cantonés y está educada en los valores liberales heredados de la época británica, y los chinos venidos del continente, que usan el mandarín y apoyan al Gobierno central.

Aunque las manifestaciones son por mantener el principio de “un país, dos sistemas”, que otorga a Hong Kong más libertades que al resto de China, la Prensa oficial las acusa de estar al servicio de un incipiente independentismo, todavía muy minoritario.

En este peligroso abismo social que se está abriendo, los radicales atacan bancos y comercios vinculados a Pekín y agreden a quienes hablen mandarín al grito de “Hong Kong no es China”.

Aunque el Gobierno local ha negado que esté planeando declarar el toque de queda o el estado de emergencia, esta escalada de la tensión y el apuñalamiento la semana pasada del polémico diputado pro-gubernamental Junius Ho ponen en peligro las elecciones a los consejos de distrito convocadas para el día 24.

Tras el reciente encuentro entre la jefa ejecutiva del Gobierno, Carrie Lam, y el presidente chino, Xi Jinping, Pekín ha vuelto a insistir en la urgencia de sofocar las protestas.

Para ello, recuerda la necesidad de promulgar una ley de seguridad nacional prevista en el artículo 23 de la mini-Constitución de Hong Kong, que ya suscitó un fuerte rechazo social en 2003 y no haría más que añadir aún más leña al fuego.

Fuente: Fuente: Globovisión | YY 

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

AnteriorPresidente salvadoreño pide evacuar zonas bajas de la costa por amenaza tsunami
SiguienteRevelan cada año se registran 30 mil casos de pie diabético en RD