La administración Donald Trump planea tomar muestras de ADN también a solicitantes de asilo

La administración del presidente, Donald Trump, planea tomar muestras de ADN también a solicitantes de asilo, además que a otros migrantes detenidos, según The Associated Press.

Se trata de una práctica que despierta alarma entre los defensores de derechos civiles preocupados por la posibilidad de que las autoridades abusen de la información que recogen tras implementarla.

El Gobierno cree que la toma de muestras de ADN permitiría mejorar la detección de indocumentados que mantienen actividades delictivas, un grupo que suele pasar desapercibido, según argumentaron representantes de la administración.

A principios de este mes, funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) explicaron a periodistas que el plan de la administración era ampliar de manera significativa la recolección de esas muestras, hasta ahora aplicada de manera limitada. Sin embargo, no quedó claro si la intención del Gobierno era hacer lo mismo con solicitantes de asilo, ni cuándo entraría en vigor el programa.

Ahora, un funcionario del Departamento de Justicia detalló a AP que sí se prevé incluir en la toma de muestra a solicitantes de asilo, aunque no detalló a cuáles, así como que se publicará un reglamento enmendado este lunes que ordenaría la recolección de ADN para casi todos los migrantes que cruzan la frontera en puntos de entrada oficiales y que se encuentran recluidos, incluso temporalmente.

Esta fuente habló bajo la condición de anonimato debido a que el reglamento todavía no estaba publicado. El ADN sería transferido a una base de datos del Buró Federal de Investigaciones (FBI, en inglés) que se utiliza en casos criminales.

Migrantes exentos
No todos los inmigrantes que se encuentran en EEUU estarían afectados: los que viven con permiso de residencia permanente y los que entran en el país legalmente estaría exentos. También quedarían excluidos los menores de 14 años.

La nueva política permitiría al gobierno acumular una gran cantidad de datos biométricos relativos a cientos de miles de migrantes. El plan plantea importantes preocupaciones de privacidad y preguntas sobre si la muestra de dichos datos debería ser obligatoria incluso cuando una persona no es sospechosa de un delito que no sea cruzar la frontera ilegalmente.

Grupos de defensa de los derechos civiles ya han expresado su preocupación por el posible mal uso de esa información genética. "Esto podría realmente cambiar el propósito de la recolección de ADN: de herramienta para las investigaciones criminales a instrumento de vigilancia de la población", aseguró Vera Eidleman, abogada de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles. Es probable que la nueva política conduzca a acciones legales.

Actualmente, la administración recolecta ADN de forma mucho más limitada, cuando un migrante es procesado en un tribunal federal por delitos penales. Entre esos casos se incluye el cruce ilegal de la frontera, un cargo que suele afectar principalmente a adultos que viajan solos. Los que entran acompañados por niños generalmente no son procesados, ya que los menores no pueden ser detenidos.

La nueva norma de ampliación de la toma de ADN entraría en vigencia a partir de este lunes, después de la publicación del reglamento, según avanzó AP. Después de eso, habrá un periodo de comentarios de 20 días. Los funcionarios esperan poder tener un programa piloto listo para aplicar poco después de que finalice el período de comentarios.

En mayo, las autoridades empezaron a ejecutar un programa piloto para detectar a grupos de inmigrantes que se declaran como familias pero en realidad no lo son, explicaron los funcionarios del DHS.

Según datos de este departamento, en la primera fase de la programa, bautizado Operación Doble Hélice (Operation Double Helix 1.0), de 84 familias que fueron sometidas a pruebas de ADN, 16 no pasaron la prueba. Es decir, las autoridades comprobaron fraude en el presunto parentesco familiar.

En la siguiente fase de esa operación, las autoridades administraron la prueba genética a 522 familias y, de éstas, 79 engañaron a las autoridades sobre su parentesco.

La tecnología utilizada es una máquina en la que las autoridades introducen una muestra de saliva para determinar si hay parentesco entre dos personas, y obtienen los resultados en 90 minutos. El aparato, conocido como “Rapid DNA”, ya se utiliza en agencias policiales para investigaciones forenses.

Estudios
Trump y otros representantes de su administración señalan a menudo los crímenes cometidos por inmigrantes como una razón para restringir los controles en la frontera. Pero múltiples estudios demuestran que las personas que se permanecen en EEUU ilegalmente tienen menos probabilidades de cometer delitos que los ciudadanos estadounidenses, y que los inmigrantes legales son aún menos propensos a hacerlo.

La Administración ha insistido en que muchos inmigrantes, especialmente los que intentan cruzar con menores de edad, se hacen pasar por familias para reducir el riesgo de ser deportados. Según la Administración, muchos incluso “alquilan” niños para cruzar la frontera.

La recopilación de perfiles de ADN está permitida por una ley ampliada en 2009 para exigir que cualquier adulto arrestado por un delito federal proporcione una muestra de código genético. Al menos 23 estados requieren pruebas de ADN, pero en algunos casos esto ocurre después de que un sospechoso es condenado por un delito.

Fuente: Telemundo

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

COMPARTIR
AnteriorFNP revela unos cincos partidos apoyarán a Leonel para sacar al PLD del gobierno
SiguienteEsposa de Reinaldo: “Lo que hoy la vida te presenta como una contrariedad, puede convertirse en una gran oportunidad"