Relación de pareja tenía 20 años

NUEVA YORK.- William Rivas, el dominicano que asesinó a su esposa Carmen Iris Rodríguez González, de 35 años de edad, el miércoles de la semana pasada en el salón spa donde ella estaba trabajando, enfrenta una sentencia de cadena perpetua, dijeron los fiscales después de acusarlo el viernes en su lecho del hospital, Elmhurst en Queens por cargos de asesinato en primer grado y posesión criminal de un arma.

El homicidio, que fue Rivas, de 39 años de edad, cometió por celos, luego de estar todo el día bebiendo alcohol en compañía de un sobrino que fue con él al salón, pero huyó cuando el criminal comenzó a apuñalar a la mujer, ha estremecido a la ciudad por la brutalidad y la saña con que fue perpetrado y la bizarra escena, cuando el hombre, se abrazó al cadáver de la muerta llorando y susurrándole palabras, luego de hacer una llamada desde el teléfono del salón.

Cuando los policías llegaron a la escena, tuvieron que despegarlo arrastrándolo por el jirón de la camisa desgarrada, que se produjo cuando compañeras de trabajo de la víctima, intentaron enfrentarlo para evitar que la matara, pero no pudieron.

Las hermanas de la víctima, Magdalena Santiago y Yunia Tejada, confirmaron que la relación de la pareja, llevaba 20 años, lo que indica que comenzaron cuando Iris tenía 15 y Rivas 19.

Tejada, dijo que probablemente el sobrino no identificado de Rivas, sabía sobre los planes para asesinar a la mujer, porque estuvo junto al asesino todo el día y lo acompañó al salón, de donde escapó cuando el tío inició el brutal asesinato.

“Ellos tenían 20 años de relación, ¿cómo es que una persona con 20 años de relación le va a hacer daño a la otra?”, se preguntó la hermana irrumpiendo en llantos.

Santiago, señaló que la dueña del salón le dijo a la familia de Iris, que el sobrino de Rivas, estuvo en el salón, pero cuando vio que el tío estaba cometiendo el acto, se mandó.
“Yo digo que ese sobrino que estuvo con él (Rivas), el día entero, sabe lo que iba a hacer”, agregó.

Dijo que si el sobrino hubiera querido, hubiese llamado a la policía o tratar de convencer a Rivas para que no cometiera el asesinato.

“Él, lo había preparado todo, se pasó el día bebiendo y llegó al salón con el cuchillo en la mano con guante”, declaró Tejada.
“Esa otra persona, sabía lo que él iba a hacer”, insistió la hermana.

Rivas, estuvo 5 años en la cárcel por también intentar asesinar a otra mujer en Filadelfia, y estaba en libertad bajo palabra en el momento de asesinar a su esposa, después que fue liberado hacía tres meses.

La pareja estaba viviendo junta en un apartamento de un edificio en Queens.

Nuevas versiones sostienen que Rivas, se enfureció más cuando alguien le dijo que supuestamente su esposa, estaba teniendo una relación con otro hombre.

Una semana antes del asesinato, también trató de matarla.
Otra de las versiones no confirmadas, indica que el día del asesinato, en la mañana, Rivas trató de estrangular a Iris, que según la propietaria del salón llegó al trabajo el miércoles con visibles moretones y marcas en el cuello.

Las imágenes del asesinato le han dado la vuelta al mundo y casi en todos los medios donde los videos han sido subidos, se han hecho viral en pocas horas.

Por: Miguel Cruz Tejada