El agresor era un empleado de la institución que había trabajado para la ciudad durante mucho tiempo

La Policía y servicios de emergencia de EE.UU. han reportado al menos 12 muertos y 10 heridos tras un tiroteo perpetrado este viernes en el Centro Municipal de Virginia Beach. Al número de fallecidos se suma el atacante, quien fue abatido durante el operativo, informan medios locales.

El agresor era un empleado de la institución que había trabajado para la ciudad durante mucho tiempo. Además, el jefe de la Policía, Jim Cervera, declaró en una rueda de prensa que uno de los agentes también recibió un disparo pero fue “salvado por su chaleco antibalas”.

“Este es el día más devastador en la historia de Virginia Beach”, afirmó el alcalde Bobby Dwyer. “Las personas involucradas son nuestros amigos, compañeros de trabajo, vecinos y colegas”, agregó.

La Policía ha encontrado víctimas en los tres pisos del edificio y una afuera, en un vehículo. Debido a la gravedad de los heridos, se cree que el número de fallecidos podría incrementarse.

“Próximamente determinaremos cómo vamos a responder a nuestra ciudad. Nos uniremos. Mostraremos fortaleza”, expresó Aaron Rouse, concejal de Virginia Beach, tras enviar un mensaje de unidad a la población.

El hecho comenzó alrededor de las 4 de la tarde, hora local en el edificio de operaciones, que se encuentra junto a la Municipalidad, cerca de la intersección de la calle Princess Anne y Nimmo Parkway. El inmueble alberga los departamentos de planificación, servicios público y obras públicas, entre otros.

Varios servicios de emergencia, incluyendo agentes fuertemente armados, acudieron al lugar, mientras la Policía trabaja para resguardar la zona del ataque.”No hay manera de describir un incidente como este”, agregó Cervera.

El Palacio de Justicia de la localidad se encuentra actualmente aislado mientras la Policía responde a la emergencia. Además, uno de los edificios ha sido desalojado y se ha hecho un llamado a los residentes para que eviten el área del centro municipal.

El gobernador Ralph Northam afirmó en Twitter que su equipo está monitoreando la situación y reiteró el pedido para que las personas se mantengan alejadas del área y sigan todas las instrucciones de las autoridades.
Trabajadores describen el momento del ataque

Megan Blanton, una mujer de 30 años que estaba en el edificio cuando el hombre armado comenzó a disparar, contó que en ese momento su supervisor la llevó junto a otros empleados a una oficina y empujó un escritorio contra la puerta mientras ella llamaba al 911. “Parecía que nunca se iba a terminar”, agregó la funcionaria.

Por su parte, Arthur Felton, un empleado de 18 años del departamento de planificación, también estaba adentro del edificio cuando comenzó el tiroteo, pero salió del lugar después de que un compañero de trabajo dijera que escuchó disparos. “Nunca pensé que esto sucedería en mi edificio”, comentó el joven.

Por: RT