El gobierno venezolano está en estado de alarma desde principios de año

Las tropas rusas que llegaron a Venezuela en marzo ayudan al ejército del país latinoamericano a prepararse frente a las amenazas estadounidenses "de uso de fuerza", declaró el embajador ruso en Venezuela, Vladimir Zaiomski, que no obstante defendió el "diálogo".

"El gobierno venezolano está en estado de alarma desde principios de año, pues Estados Unidos continúa con sus amenazas de uso de fuerza contra Venezuela. En tales condiciones, deben estar seguros de que las armas que poseen están en estado de funcionamiento", declaró en una entrevista a la AFP en Moscú.

"Nuestros especialistas están allí para formar a nuestros colegas venezolanos a mantener su material militar disponible y, al mismo tiempo, les enseñan la mejor manera de utilizarlo", agregó Zaiomski, precisando que los militares se encuentran en Venezuela en virtud de un acuerdo firmado en 2001.

De igual modo, el embajador hizo mención de un diálogo en Venezuela pero recalcó que "en la actualidad, ese diálogo, que debería ser sistemático, no existe", y responsabilizó de ello a Juan Guaidó y a la oposición, "influidos por los radicales y los marginales".

Rusia, aliada del presidente venezolano Nicolás Maduro, envió en marzo a un centenar de soldados al país sudamericano, que enfrenta una importante crisis política desde que el presidente del Parlamento, Juan Guaidó, se autoproclamó presidente interino del país.