EEUU han instalado grandes cantidades de alambre de púas y han proporcionado transporte y protección a la Patrulla Fronteriza

Funcionarios estadounidenses dicen que las tropas en servicio activo comenzarán a salir de la frontera sur de Estados Unidos con México esta semana y que la cantidad de fuerzas allí bajará a por lo menos 3,000 para las fiestas.

Estados Unidos comenzará esta semana a retirar muchas de las tropas en servicio activo enviadas a la frontera con México por el presidente Donald Trump justo antes de las elecciones de mitad de período en respuesta a una caravana de migrantes centroamericanos, dijeron el lunes funcionarios.

Cerca de 2,200 de las tropas en servicio activo serán retiradas antes del feriado de Navidad, dijeron los funcionarios, reduciendo un despliegue doméstico inusual que fue visto por los críticos como un truco político y un desperdicio de recursos militares.

Eso dejará a unos 3,000 soldados en servicio activo en Texas, Arizona y California, principalmente compuesto por la policía militar y los equipos de transporte de helicópteros que asisten a los agentes de la patrulla fronteriza. También habrá cerca de 2,300 miembros de la Guardia Nacional que fueron enviados a la región fronteriza como parte de un despliegue separado que comenzó en abril.

Las tropas en servicio activo, que sumaban alrededor de 5,200 a partir del lunes, estaban programadas inicialmente para quedarse hasta el 15 de diciembre. A finales del mes pasado, el secretario de Defensa Jim Mattis extendió la misión hasta fines de enero a solicitud del Departamento de Seguridad Nacional. No está claro si se extenderá de nuevo.

Las fuerzas de Estados Unidos han instalado grandes cantidades de alambre de púas y han proporcionado transporte y protección a la Patrulla Fronteriza. Las tropas no están allí para tratar directamente con los migrantes centroamericanos, muchos de los cuales eventualmente se dirigieron a Tijuana, al sur de California.

Uno de los funcionarios dijo que parte de la policía militar y las tripulaciones de los helicópteros permanecerán en la región fronteriza para que puedan responder rápidamente si los necesitan los agentes fronterizos. Los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato para discutir planes internos que aún no se han hecho públicos.

Las tropas en servicio activo comenzaron a llegar a la frontera a principios de noviembre para un despliegue inicial de 45 días, en respuesta a la caravana, que en un momento dado contaba con unas 7,000 personas, incluidas muchas familias con niños.

El lunes, el Coronel Rob Manning dijo que actualmente hay 2,200 tropas en servicio activo en Texas; 1,350 en Arizona; y 1,650 en California.

"Algunas unidades han completado su misión y ya han comenzado a redistribuirse parcialmente. Se han identificado otras unidades para rotar a casa y volverán a casa en las próximas semanas", dijo Manning.

Se negó a decir qué tan bajo será el número de tropas en las próximas semanas o proporcionar detalles sobre cualquier cambio. Agregó que "la cantidad de tropas que tenemos será proporcional al apoyo'' que solicite el Departamento de Seguridad Nacional y Aduanas y Protección Fronteriza.

Las fuerzas del cuartel general para el Ejército del Norte de los Estados Unidos permanecerán en Texas, y las tropas en California y Arizona incluyen ingenieros, policía militar, logistas, personal de aviación y personal médico.

La mayoría de las tropas en servicio activo en California son infantes de marina con base en Camp Pendleton, cerca de San Diego, por lo que muchos pueden moverse fácilmente de un lado a otro desde la frontera hasta su base de operaciones.

Un informe al Congreso el mes pasado estimó el costo del despliegue militar en la frontera en 210 millones de dólares, incluidos 72 millones para las tropas en servicio activo y 138 millones hasta ahora para las fuerzas de la Guardia Nacional. Las tropas de la Guardia Nacional han estado realizando su misión fronteriza separada desde abril. No se han publicado estimaciones actualizadas.

FUENTE: VOA