Para el país es una tragedia humana pasible de toda consideración y solidaridad

Santo Domingo, RD.- La espera a la que están sometidos familiares de los aún desaparecidos tras la explosión en la empresa de plásticos Polyplas en Villas Agrícolas, tratando de que las autoridades le den alguna información acerca de sus parientes; para policías apostados ha sido un escenario más para repetir un detestable abuso como el de este tipo, lanzando bombas lacrimógenas a los familiares de las víctimas.

Para el país es una tragedia humana pasible de toda consideración y solidaridad.

Mientras una mujer identificada como Rosemary Asencio hacia una desesperada y pacifica declaración sobre los miedos de que su esposo Manuel Esteban Rosario de 49 años y aun desaparecido se encuentre entre escombros, agentes policiales sin ningún motivo razonable comenzaron a lanzar bombas lacrimógenas.

Contenido relacionado: 

Los familiares que no hacen más que mantener una vigilia y ruego a espera de alguna noticia se han convertido en atropellados de unas brigadas que no tienen el mínimo sentido humano de su trabajo.

La Policía debe orientar el trabajo de sus hombres y respetar el duelo de quienes a estas alturas tienen pocas probabilidades de encontrar vivos a sus parientes desaparecidos.

Agentes irresponsables, mal dirigidos y abusadores en medio de una tragedia que debe generar toda la solidaridad posible.