Algunos aún se oponen a una eventual reubicación

Santo Domingo, RD.- El desalojo de familias del área verde en la ribera occidental del Río Ozama plantea un nuevo reto para las autoridades del proyecto Nuevo Domingo Savio.

Con enojo mujeres embarazadas, adultos mayores y padres de familia recibieron a inspectores de la Unidad para la Readecuación de La Barquita y Entornos (URBE), escoltados por decenas de uniformados con armas largas.

Contenido relacionado: Parcialmente todo luce despejado en ribera occidental del Ozama tras desalojos URBE

Estos residentes de Los Guandules afirmaron que se sienten burlados, porque alegadamente no serán indemnizados por ocupar el área declarada de utilidad pública en 1958.

El panorama al margen izquierdo de la ribera occidental del Ozama luce despejado, pero contaminado de escombros donde se observan niños jugando, adultos mayores a la intemperie esperando su reubicación y peor aún anafes prendidos y letrinas descubiertas a plena luz del día.

Por: Suzan Castaño