Aerolíneas con destino a EEUU cancelan algunos vuelos por tormenta de nieve

Permitirá agilizar la circulación de vehículos por el frente de la terminal

 

Santo Domingo, R.D.- Aeropuertos Dominicanos Siglo XXI (Aerodom), empresa perteneciente a VINCI Airports, explicó que con el objetivo de agilizar la circulación de vehículos y aumentar la seguridad se encuentra en el proceso de instalar un nuevo sistema de control de acceso con barras en la zona habilitada para dejar y recoger viajeros del Aeropuerto Internacional de Las Américas José Francisco Peña Gómez (AILA-JFPG).

Todas las personas que visiten el AILA-JFPG seguirán contando con acceso gratuito al área de salida y llegada de pasajeros y dispondrán de hasta 15 minutos gratis para despedir o recibir a sus seres queridos y relacionados.

Este nuevo sistema de parada rápida Kiss&Fly, el cual forma parte del agresivo plan de remodelación y mejora de las terminales aeroportuarias bajo la administración de Aerodom, busca adecentar y modernizar el aeropuerto. Previo a iniciar su ejecución la empresa socializó y recibió la autorización de autoridades como la Comisión Aeroportuaria y el Cuerpo Especializado en Seguridad Aeroportuaria y de la Aviación Civil (Cesac).

“El sistema de parada rápida Kiss&Fly es un mecanismo de control que existe en muchos aeropuertos internacionales de primer nivel que permitirá garantizar que, como dictan las normas internacionales, las personas que acudan al aeropuerto a dejar y recoger a los viajeros lo hagan en un plazo máximo de 15 minutos. Con este sistema se prevé solucionar la situación recurrente que vivimos en la actualidad de que muchos usuarios dejan sus vehículos estacionados en el frente de la terminal obligando a que sean remolcados, ya que está prohibido por normas de seguridad dejar vehículos estacionados en las vías de acceso”, explicó Luis José López, director de Comunicación Corporativa de Aerodom.

Con la instalación de este nuevo sistema el AILA-JFPG se suma a los principales aeropuertos de alrededor del mundo que cuentan con protocolos de control de acceso en el 100% de sus áreas, acatando las nuevas normas antiterrorismo que requieren se evite el estacionamiento en el frente de las instalaciones aeroportuarias.

“Confiamos en que a pesar de que algunos usuarios se resistan a las reglas del orden, este sistema nos permita solucionar situaciones históricas que con frecuencia vivimos en la terminal de conductores que violan las normas. Nos consta que autoridades como la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (DIGESETT) hacen lo que pueden para evitar esas irregularidades, pero muchas veces los elementos de esa entidad son escasos para la cantidad de conductores que violan la normativa de no estacionar en las vías de acceso”, expresó el director de Comunicación Corporativa de Aerodom.

Se espera que con los proyectos de reordenamiento del flujo vehicular, remodelación del área de estacionamiento y la instalación del nuevo sistema de parada rápida Kiss&Fly el tránsito de vehículos sea más fluido en el frente de la terminal, facilitando la labor de las autoridades.

Recientemente, Aerodom anunció la inversión de más de RD$1,500 millones de pesos en la implementación de importantes mejoras en la infraestructura del Aeropuerto Internacional de Las Américas – José Francisco Peña Gómez como parte de un agresivo plan de modernización y optimización que busca mejorar la experiencia del pasajero, facilitar las exportaciones y ofrecer las mejores puertas de entrada a la República Dominicana.

VINCI Airports, uno de los 5 principales actores mundiales en el sector aeroportuario internacional, gestiona el desarrollo y las operaciones de 36 aeropuertos ubicados en Francia, Portugal (incluido el centro de Lisboa), Camboya, Japón, Chile, Brasil y República Dominicana. Servida por más de 250 aerolíneas, la red de VINCI Airports manejó 156,6 millones de pasajeros en 2017.

A través de su experiencia como operador integral y la profesionalidad de sus 12,000 empleados, VINCI Airports desarrolla, financia, construye y maneja aeropuertos, aprovechando su capacidad de inversión, su red internacional y sus conocimientos, para optimizar la gestión y el rendimiento de la infraestructura aeroportuaria existente, extensiones de las instalaciones y nuevas construcciones.

En 2017, sus ingresos anuales por su gestión ascendieron a 3,200 millones de euros, con un ingreso consolidado de 1,400 millones de euros.