Los diputados guatemaltecos estuvieron siete horas encerrados por una masiva protesta en la puerta del Congreso

Tras rechazar una solicitud respaldada por la ONU, de levantar la inmunidad del presidente Jimmy Morales

Miles de manifestantes protestaron desde la mañana en una jornada maratoniana que terminó con la evacuación de los congresistas por unos 200 policías, confirmó el ministro del Interior Francisco Rivas a EFE, en la sede de la Comisaría Central, a donde fueron llevaron legisladores, personal administrativo y periodistas.

El ministro Rivas explicó que la protesta había sido "pacífica" pero el hecho de que los manifestantes no permitieran la salida de los diputados, a quienes pedían su renuncia,derivó en la respectiva evacuación.

La masiva movilización tuvo su origen el miércoles, pues los legisladores aprobaron dos reformas al código penal -una para ablandar la financiación electoral ilícita y otra para ampliar la conmutación de penas-, lo que hizo montar en cólera a la gente.

Vea También: Venezuela envía una nota de protesta a España, Alemania, Italia y Reino Unido

Pese a que el Constitucional amparó al Procurador de Derechos Humanos y otras entidades que presentaron acciones legales contra la reforma, y que el Congreso legislara el viernes para dar marcha atrás a lo actuado, la población, indignada, sólo quería que renunciasen.

Pasadas las 3 de la tarde (21:00 GMT) del viernes, cuando terminó la votación unánime (130 votos a favor) de la no aprobación de los decretos, los manifestantes que habían estado frente al Palacio Nacional de la Cultura (entidad de gobierno), bloquearon cada entrada o salida del Palacio Legislativo y sus anexos.

Los diputados permanecieron hasta que oscureció y más tarde, preocupados por su integridad, ingresaron al hemiciclo a oscuras.

Las opiniones dentro del hemiciclo eran diversas, variaban entre moderados, alarmistas y reflexivos.

Algunos conservadores como Carlos Zachrisson, del Partido de Avanzada Nacional (PAN), aseguraban que los manifestanes eran "violentos" o una "turba".

Otros se decían "secuestrados", como la diputada Patricia Sandoval, del gobernante Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) y algunos hasta calificaron de "borrachos" y "drogados" a los manifestantes, como Fernando Linares, también del PAN.

Pero había bloques y diputados que asumían el error y preferían escuchar la molestia popular, como la líder de Encuentro por Guatemala, Nineth Montenegro, la feminista Sandra Morán, de Convergencia y la congresista Andrea Villagrán, quien fue la única que salió por una de las puertas caminando al no ser reconocida por la gente.

El operativo se inició entre las 23:30 y 00:00 horas del sábado (06:00 GMT).

Los antimotines despejaron con gases lacrimógenos a los manifestantes por la entrada principal del Palacio Legislativo y llevaron autobuses y camiones para extraer a los 129 diputados restantes.

Fuente: EFE / Infobae

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

COMPARTIR
AnteriorAlerta máxima en Londres: una amenaza de bomba obligó a evacuar una estación del metro
SiguienteIrán aseguró que tiene al "padre de todas las bombas"