La confianza de los mexicanos en la economía nacional se desploma

La confianza de los mexicanos en la economía nacional se desploma

Los mexicanos no confían en su economía. Los datos del último Índice de Confianza del Consumidor, elaborado por el Banco de México y el Instituto Nacional de Estadística, reflejan las pocas esperanzas en que la situación económica del país vaya a mejor en un año. Y la ligan a la suya propia: lo que esperan de la situación de sus hogares de cara a los próximos 12 meses no es mucho mejor. En términos numéricos, la confianza se ha desplomado un 9% respecto a noviembre del año pasado y esto significa la mayor caída en tres años. Los malos pronósticos sobre el crecimiento de México, el probable aumento de la inflación para 2017, la traumática depreciación de la moneda, la victoria de Donald Trump y la nube negra de una posible recesión, son algunos de los factores que explican el desencanto nacional.

Pero la situación, por el momento, no parece tan cruda como la perciben los consumidores. El economista Samuel García, fundador de Arena Pública, lo explica: "La confianza de los consumidores es un verdadero enigma, porque el consumo privado de los hogares crece a un 3%, entonces es interesante observar cómo el índice de confianza cae, pero no se reduce el poder adquisitivo de las familias". Y añade: "En cuanto a expectativas, está claro que en México existe un pesimismo generalizado respecto al futuro de la economía nacional".

Y esto es lo que influye en el desplome del Índice de Confianza, la falta de esperanzas en que a México le vaya mejor en un año: esta opción cae un 15,4% respecto a la opinión que daban los consumidores en noviembre de 2015. Aunque reconocen en la encuesta que su situación económica y la de México está mejor que hace un mes, cuando se les pregunta sobre su confianza en el futuro —tanto a nivel nacional como para sus finanzas— los datos son los peores en tres años.

La confianza de los mexicanos en la economía nacional se desploma

La confianza en las posibilidades que los compradores tienen en adquirir bienes duraderos, como una televisión, un coche o una lavadora también se reducen: el estudio registra un 5,3% menos que el año pasado. "Y por otro lado, la venta de coches interna viene creciendo a un ritmo endemoniado de más de dos dígitos", añade García.

¿En qué se sustenta, entonces, la poca confianza de los mexicanos en su economía? "Es necesario apuntar que no digo que México esté en su mejor momento, pero sí es cierto que el pesimismo es mucho mayor que el deterioro de las variables economicas", explica García. El analista lo resume en que el pesimismo se ve reflejado no sólo en la economía, sino en la poca confianza en el Gobierno, en el incremento de la violencia, en la corrupción, en el deterioro de las instituciones, y todo esto influye en la imagen del futuro del país. Si a todo ello se añade que los analistas economicos insisten en que la economía va a crecer menos, se crearán menos los empleos y van a bajar los salarios reales, porque crecerá la inflación, se crea el ambiente perfecto para retroalimentar esta falta de optimismo.

Los mexicanos observan además con temor la depreciación cambiaria, en caída libre frente al dólar, que muchos asumen traumáticamente después de lo vivido en 1994: "Todavía la generación de mexicanos de 40 años tienen esta memoria fresca de los noventas donde el peso se depreciaba de manera frecuente. En la piel del mexicano existe todavía esta asociación entre devaluación del peso y una gran crisis, porque es lo que ha ocurrido en el pasado y esto, por supuesto, afecta a su ánimo", precisa García. Además, según el experto, todo indica a que para 2017 la inflación puede casi duplicarse hasta alcanzar el 4%, una subida fuerte si se tiene en cuenta que el 2016 arrancó con 2,3%.

Pocos dudan en México de que el 2017 será el año de la gran tormenta. Con la victoria de Donald Trump y si cumple su programa, hay analistas que apuntan a una recesión histórica. Hasta el exgobernador del Banco de México, que dimitió el pasado 2 de diciembre, rebajó el pronóstico de crecimiento del PIB hasta situarlo entre 1,5% y 2,5%. Un cálculo que muchos expertos consideran muy optimista. La encuesta a los consumidores refleja, por tanto, la percepción generalizada de que a México y a la economía de sus hogares le esperan unos años inciertos.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

COMPARTIR
AnteriorDrama que vive la familia del "niño ángel" del rescate de Chapecoense tras la tragedia
SiguienteSolicitudes de empleo anónimas en La Haya para evitar la discriminación