Illinois y Missouri evalúan daños tras inundaciones

Illinois, EEUU.- Las aguas del río Mississippi y muchos de sus afluentes continuaban bajando de nivel el domingo después de las históricas inundaciones invernales que dejaron varios muertos y acumulaciones de cieno, en tanto que las labores de limpieza y recuperación de gran escala quizá tarden semanas si no es que hasta meses.

Un total de 25 fallecimientos en Illinois y Missouri fueron atribuidos a las inundaciones que siguieron a los aguaceros caídos durante tres días desde la Navidad y que arrojaron 25,5 centímetros (10 pulgadas) de agua en la región. Las victimas incluyen un segundo adolescente que se ahogó en el condado Christian, centro de Illinois, y cuyo cadáver fue encontrado el domingo.

El caudal del río Mississippi continuaba bajando de nivel salvo en el extremo sur de ambos estados. El río Meramec, afluente del Mississippi en la zona metropolitana de St. Louis y que causó serios daños la semana pasada, estaba abajo del nivel de inundación en los poblados afectados con severidad de Pacific y Eureka, en Missouri, y continuaba descendiendo en otras partes.

Sin embargo, el río Illinois, al norte de St. Louis, volvió a suscitar preocupaciones el domingo debido a que sus aguas continuaban subiendo y podrían acercarse a niveles históricos antes que comiencen a bajar en los próximos días en las localidades de Valley City, Meredosia, Beardstown y Havana, en el centro oeste del estado.

En Kincaid, una localidad de 1.400 habitantes en el centro de Illinois, cerca de la bifurcación sur del río Sangamon, el gobernador Bruce Rauner visitó el domingo las viviendas afectadas por las inundaciones mientras los residentes apilaban pertenencias estropeadas como muebles, aparatos electrodomésticos y ropa en una calle para que se las llevaran las cuadrillas que recogen los desechos.

Mike Crews, director de emergencias del condado Christian, dijo que al parecer había pasado lo peor de la inundación, “mientras llega el nuevo clima”, en referencia a la posibilidad de que haya más lluvias durante la semana.

Sharon Stivers comparte una casa con su hija de 45 años que lucha contra el cáncer de seno, así como con una nieta y cuatro perros. Las inundaciones alcanzaron una altura de 1,20 metros (cuatro pies) en su casa, ubicada en una zona excluida por las aseguradoras.

“¿Qué si estoy enojada?”, preguntó. “Perdí mi casa. Mi hija tiene cáncer y perdió su casa. ¿Qué si estoy enojada? Estoy enojada, cuando no estoy llorando”.

Suhr informó desde Kansas City, Missouri. El periodista de The Associated Press Don Babwin contribuyó a este despacho desde Chicago.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

COMPARTIR
AnteriorEstrellas Orientales derrotan a Toros del Este 8-4
SiguienteJennifer López declara que el 2016 será su año