Pedro Martínez al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano

Santo Domingo, RD.-  Pedro Martínez, la perfección hecha lanzador, será elevado a la inmortalidad del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano.

La elección de Pedro El Grande llega dos meses después de convertirse en el segundo beisbolista dominicano ingresado a la inmortalidad del béisbol de Grandes Ligas, colocando su estatua al lado de la leyenda Juan Marichal, quien llegó a Cooperstown en 1983.

Junto a Pedro también será elevado al templo de la fama Ramón Dorciné, fallecido, otro que dejó un sello impreso con chapa de oro en los diamantes  como lanzador, pero en la disciplina de softbol.

Los dos serpentineros, uno de Grandes Ligas y otro digno representante de su país en competencias internacionales, serán inducidos a la inmortalidad del Pabellón de la Fama en su 49 Ceremonial del domingo 18 de octubre próximo.

Sus respectivas elecciones fueron anunciadas este martes por el Pabellón de la Fama, a través de un despacho de prensa.

Pedro y Dorciné fueron seleccionados por los miembros de las Asociaciones de Cronistas Deportivos de todo el país de acuerdo con los  estatutos del Pabellón de la Fama, quienes  votaron libre y masivamente, mostrando su  interés  en el certamen  deportivo de mayor transcendencia  nacional.

El Pabellón de la Fama, al mostrar su complacencia por tan acertada selección,  recordó que Martínez, nativo de Manoguayabo, y Dorciné, oriundo de la turística ciudad de La Romana, son el cuarto y quinto deportistas a ser exaltados en el Ceremonial programado para comenzar a las 10:00 de la mañana en el Auditorio del Pabellón de la Fama del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, con el auspicio del Ministerio de Deportes, Banco Popular Dominicano, Joyería Alexander, Café Santo Domingo (Indubán), Agua Planeta Azul, Critical Power S.R.L., Ferquido y Fundación Igneri, entre otros.

Ellos se unen como electos al ex boxeador profesional Miguel Montilla y a los propulsores Arturo Morales y Horacito Veras. En total, serán ocho los deportistas a ser inmortalizados en la Clase 2015 del Pabellón de la Fama, institución que informó que los restantes tres serán anunciados la próxima semana.

“El Pabellón de la Fama se regocija con la elección de Pedro y Dorciné,  hecha por los cronistas deportivos de la Capital, la Provincia Santo Domingo, La Vega, Moca, Puerto Plata, Mao Valverde, Bonao, San Pedro de Macorís, San Francisco de Macorís, La Romana, Baní y San Cristóbal, que forman parte del organismo para escoger lo mejor del  listado de candidatos que se envía con su expediente previa  evaluación para su  elección,” dice el comunicado del Pabellón de la Fama que preside el doctor Luis Scheker Ortiz.

PEDRO ‘EL GRANDE’

Pedro Martínez es un ejemplo vivo del atleta que cuando se propone triunfar logra su objetivo sin importar las adversidades encontradas en el camino como las que enfrentó desde que estaba en el sistema de fincas de los Dodgers de Los Angeles, organización que lo firmó como agente libre el 18 de junio de 1988, a través de sus escuchas Elvio Jiménez, Rafael Avila y Eleoro Arias.

Pedro dejó como impronta en 17 años de fructífera carrera tres premios Cy Young como el mejor lanzador de su liga (en 1997 con los Expos de Montreal y dos veces con Boston), 219 victorias, ocho veces Todos Estrellas (1996, 1997, 1998, 1999, 2000, 2002, 2005, 2006) y piedra angular en la corona conquistada por los Medias Rojas de Boston en 2004, junto a sus compatriotas David Ortiz y Manny Ramírez.

En 2006 cuando arribó a las 200 victorias en su carrera, Pedro estableció el mayor porcentaje de triunfos para un lanzador abridor con 350 partidos en la historia del béisbol moderno. En total, terminó con récord de 219-100, uno de los mejores promedios de ganados y perdidos en la historia de las Grandes Ligas, tuvo una excelente efectividad de 2.93 y ponchó a 3,154 bateadores. Inició 409 partidos y lanzó en 476 encuentros.

Además, fue seleccionado “Jugador Más Valioso” del Juego de Estrellas de 1999, año en que también ganó la Triple Corona del pitcheo, al terminar como líder del Nuevo Circuito en victorias, efectividad y ponches propinados.

Martínez sumó a su rica carrera cinco lideratos de efectividad (1997 con Montreal) y con Boston en el 99, 2000, 2002 y 2003. Completó 46 partidos, tiró 17 blanqueadas, lanzó 2,827.1 tercios de entradas y admitió 2,221 hits. Tuvo nueve campañas de más de 220 ponches, incluyendo dos de 300 o más.

En 1999 comandó la Liga Americana en ponches, hazaña que repetiría en las temporadas del 2000 y 2002.  Consiguió cifras dobles en victorias en 12 campañas, en ocho de esas de manera consecutiva, y en seis llegó o superó los 15 triunfos, siendo sus topes de ganados los 23 de 1999 y los 20 del 2004. Desde que llegó al estrellato en 1997, Martínez consiguió dos temporadas con efectividad por debajo de 2.00 (1.74 en el 2000 y 1.90 en el 97) y en ocho años -siete de ellos seguidos- terminó con promedio de carreras limpias permitidas por debajo de 3.00.

Desarrolló su carrera con cinco equipos (Dodgers – del 92 al 93), Montreal, 94-97; Boston, 98-2004; Metros de Nueva York, 2005-2008; y Filis de Filadelfia, en 2009.

Ramón Dorciné

Sin lugar a equívoco uno de los tres mejores lanzadores de Soft ball en la historia de República Dominicana, Ramón Dorciné tendrá la recompensa de todo lo que le brindó a su patria.

El nativo del municipio de La Cacata fue un digno selección nacional por 15 años, años los que combinó con Joselito Ramos una de mejores parejas de lanzadores  de Latinoamérica y parte del Continente.

Parte de sus grandes proezas fueron las cinco victorias que obtuvo en el Campeonato Centroamericano y del Caribe de Softbol de 1987, impulsando a la República Dominicana a la conquista de la medalla de oro. Fue votado como el “Jugador Más Valioso” de ese campeonato celebrado en Durango, México.

Asimismo, también el título de “Lanzador Más Valioso” de los Juegos Panamericanos de Mar del Plata, Argentina, en 1995, tras un récord de cuatro victorias sin derrotas y efectividad de 1.38 en 28 entradas lanzadas.

Varias veces fue escogido como “Atleta del Año” en las premiaciones del Comité Olímpico Dominicano (COD) y de la Asociación de Cronistas Deportivos de Santo Domingo (ACD).

El corpulento lanzador fallecido a la edad de 51 años de un infarto cardíaco (el 7 de enero de 2006 mientras entrenaba a la selección de la Sexta Zona para los Juegos Nacionales de Monte Plata), Dorciné  inició su estrellato en el softbol en 1979 como miembro de la Marina de Guerra (hoy Armada de República Dominicana) y tras grandes demostraciones en los Juegos Deportivos Militares, ya en 1983 era parte de la selección nacional que compitió en los Juegos Panamericanos de Caracas, Venezuela. Tres años más tarde sería el ancla para la obtención de la medalla de oro conquistada por República Dominicana en los Centroamericanos y del Caribe de Santiago 86.

Ayudó a su país a ganar la presea de plata en los Centroamericanos y del Caribe de México 90 y en la edición de Ponce 93 (Puerto Rico) fue escogido “El Mejor Lanzador” y por igual fue clave en la medalla de plata lograda por el país.

En 1998 fue pieza clave para que República Dominicana obtuviera en la ciudad venezolana de Valencia, su primera medalla a nivel de un Campeonato Panamericano de Softbol.

También fue vital en la medalla de oro lograda por el país en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de San Salvador 2002, El Salvador.

En resumen, Ramón Dorciné vistió los colores nacionales en tres versiones Panamericanas de Softbol, en seis ediciones Centroamericanas y en cinco versiones multideportivas como los Juegos Centroamericanos y del Caribe, ganando en esta última cita dos medallas de oro y la misma cantidad de plata.

 

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

COMPARTIR
AnteriorJosé “El Bebo” Hernández pasa a segunda ronda en Brasil
SiguienteDirector OISOE: quien incurra en irregularidades responderá ante justicia