Encuentran restos de Ébola en esperma de paciente de Liberia curado hace seis meses

COMPARTIR

La Organización Mundial de la Salud indicó el miércoles que había encontrado trazas del virus del Ébola en el semen de un hombre en Liberia curado seis meses antes.

Hasta hoy, la presencia más larga del virus en el cuerpo de un paciente registrado por la organización era de "82 días desde el inicio de la infección", según un estudio de 1995 sobre un paciente de la República Democrática del Congo (RDC).

"Se encontraron trazas del virus en el esperma al menos seis meses después del restablecimiento" del paciente, afirmó el portavoz de la OMS, Tarek Jasarevic. No obstante, precisó el portavoz, hay por el momento un único caso, el del paciente de Liberia.

Este hombre había abandonado una unidad de tratamiento de ébola el pasado septiembre después de que sus pruebas sanguíneas dieran negativo al virus.

El paciente "entregó una muestra de su esperma que dio positivo 175 días después de su test sanguíneo negativo", explicó Jasarevic.

"Necesitamos entender mejor si este caso particular es una anomalía o si realmente un grupo de personas podría conservar trazas del Ébola durante un plazo tan largo. Llevará un tiempo hacer esos estudios", subrayó el portavoz.

En cuanto al carácter potencialmente infeccioso de ese esperma, la OMS prefirió no sacar conclusiones y emitir tan solo un mensaje de prevención. Hasta ahora la recomendación de evitar relaciones sexuales tras pasar el virus se limitaba a tres meses después de la aparición de los primeros síntomas de la enfermedad.

La incubación del virus dura hasta 21 días, periodo durante el cual la persona debe permanecer en observación.

El virus ha dejado 10.604 muertos desde su aparición a finales de 2013 en el oeste de África, principalmente en Liberia, Sierra Leona y Guinea, según el último informe de la OMS.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

AnteriorEE.UU: Aaron Hernández culpable de homicidio premeditado
SiguienteRomeo Santos, el gran triunfador... ausente