La auyama: una hortaliza rica en potasio, calcio y vitamina A

Por su facilidad para el cultivo, la calabaza o auyama, como se conoce en Venezuela, es una hortaliza que fácilmente puede estar en la dieta de los venezolanos y aportar importantes nutrientes, como potasio, calcio, vitamina A, fósforo, magnesio, zinc y el hierro en pequeña porción.

La fibra es otro componente de la auyama, además del betacaroteno y en menor proporción las vitaminas B2, B5, C y E.

Se trata de una hortaliza baja en calorías y rica en nutrientes, cuyo consumo recomendado es de hasta tres veces a la semana, puesto que tiene un alto contenido de agua que baja su valor calórico (12 – 40 calorías por cada 100 gramos de auyama).

Son diversas las formas de preparación que ofrece la calabaza, como es el caso de la sopa, la crema de auyama, puré, arepa, o incluso como acompañante, es decir, solamente sancochada.

Además se puede preparar en dulces, como la conocida torta de auyama, endulzada con papelón, un alimento tradicional venezolano, lo cual resulta atractivo para los más pequeños de casa. Otra opción es el quesillo de auyama y también las panquecas, si se mezcla con un poco de harina de trigo y se coloca en un sartén bien caliente.

En el acostumbrado sancocho dominguero de la familia venezolana esta verdura no puede faltar. Su preparación no requiere mayor esfuerzo, pues solamente es necesario picar la auyama en trozos y agregarla con o sin concha al hervido. En muchos hogares también es común degustarla durante la cena, acompañada con queso blanco.

Propiedades curativas

Este alimento, que se consigue a precios que oscilan entre los 15 y los 27 bolívares en los mercados y supermercados, es fuente de propiedades curativas, ya que por su contenido de vitamina A ayuda a mantener una buena visión al prevenir la aparición de cataratas.

Es utilizada, igualmente, para casos de cistitis e infecciones urinarias, puesto que desinflama la vejiga, así como para casos de estreñimiento y acidez estomacal, reseña el sitio web del Instituto Nacional de Nutrición (INN).

Las semillas de esta hortaliza son recomendables en tratamientos contra la depresión por su contenido de triptófano, un compuesto conocido como el aminoácido del placer.

Las semillas también son útiles para eliminar los parásitos intestinales y regular los niveles de colesterol.

Hasta 24,5% de proteínas y ácidos grasos pueden aportar las semillas de la auyama, por lo que se recomienda consumirlas en la mañana antes de la comida, dos o tres veces a la semana.

Esta verdura se cultiva en climas cálidos y templados. Su cosecha es a los 140 días aproximadamente, que es cuando el fruto está maduro. Se estima que cada planta puede dar ocho frutos.

La tierra para sembrar la auyama no requiere mayor preparación. Por ello, es normal encontrar plantas de esta verdura en jardines de las casas del estado Guárico, donde una persona con solo dispersar las semillas (obtenidas de la auyama) logra meses después cosechar su propia hortaliza.

Esto también ocurre en otras entidades del país, sobre todo en zonas rurales donde los venezolanos cuentan con espacio para sembrar este tipo de plantas que crece silvestre en forma de enredadera adornada por pequeñas flores.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

COMPARTIR
AnteriorLlaman a la desobediencia cívica por Loma Miranda
SiguienteMinistros de Salud RD y Haití se reúnen para tratar medidas contra Ébola