El Día de La Altagracia se mantiene muy arraigado en la fe de los dominicanos

El tradicional Día de La Altagracia, que cada 21 de enero moviliza a los creyentes católicos del país a la Basílica Catedral Nuestra Señora de La Altagracia y a otros escenarios de fe, fue una ocasión propicia para que miles de personas de diferentes estratos rindieran culto a la que es catalogada como la protectora del pueblo dominicano.

En Higüey, miles se apersonaron a la emblemática Basílica, donde el obispo Gregorio Nicanor Peña celebró una misa solemne, actividad en la cual se quejó de la gran desigualdad, la falta de empleo y la violencia que predomina en el país.

Además de los cientos que de fieles que peregrinaron hasta dicho recinto para pagar votos y promesas a la Virgen, la misa contó entre sus asistentes con el presidente Danilo Medina, junto a su esposa, la primera dama Cándida Montilla de Medina, entre otras personalidades.

Cabe destacar que, además de los creyentes dominicanos que tradicionalmente acuden a Higüey, fue notoria la participación que cada año es más creciente de feligreses de nacionalidad haitiana que también peregrinaron hasta la Basílica.

La economía y el Día de La Altagracia en Higüey

La alcaldesa de Higüey, Karina Aristy, reveló ayer que el Día de la Virgen de La Altagracia dinamiza la economía de manera extraordinaria en dicho municipio. La funcionaria sostiene que durante todo el año se registra una gran afluencia de personas en la Basílica, pero que para el 21 de enero se avocan a una labor que conlleva una preparación de varios meses.

Por este día, se estima que se movilizan hacia Higüey unas 120,000 personas y entre 30 y 60 mil vehículos sobre la autopista del Este. Sin embargo, comerciantes de objetos alegóricos a la Virgen, apostados en los alrededores de la iglesia, se quejaron con NCDN sobre la lentitud de las ventas.

Sobre el desplazamiento hacia Higüey, el Gobernador de La Altagracia, Ramón Guílamo, afirmó que las inversiones en la autovía del Coral, el corredor Turístico, entre otras obras, colocan su provincia cerca de Santo Domingo y dinamizan enormemente el turismo. Estas obras facilitan el desplazamiento de los feligreses hacia Higüey.

La Virgen de Altagracia y las peticiones de los políticos

Además del presidente de la República, el Día de La Altagracia fue objeto de veneración de varios dirigentes políticos del país. Entre ellos se destaca el senador por La Altagracia, Amable Aristy Castro, de quien ya es costumbre escuchar su veneración por la Virgen, a la cual encomienda constantemente sus propósitos y que también se dio cita ayer en la Basílica.

De su lado, el presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Miguel Vargas, acudió a la misa oficiada en la iglesia parroquial San José, de San José de Ocoa, y participó en parte de la procesión que recorrió varias calles de la ciudad. Vargas pidió a la Virgen dar “claridad y fuerzas a las autoridades y a la población para superar el drama de los feminicidios, las agresiones y maltratos a nuestras mujeres, a controlar la violencia intrafamiliar”.

De su lado, la vicepresidenta Margarita Cedeño de Fernández, y el cónsul general Luis Lithgow, encabezaron la tradicional misa dedicada a la Virgen de La Altagracia, que se celebra todos los años en la catedral San Patricio de Nueva York. La vicepresidenta y el cónsul Lithgow presentaron las ofrendas en representación del pueblo dominicano, en el altar de la Catedral San Patricio.

Actos por el Día de La Altagracia fuera de Higüey

Quienes no pudieron acudir a Higüey a rendir tributo a La Altagracia aprovecharon otros escenarios para dicho fin.

En la capital dominicana, el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez ofició una misa en La Catedral Primada de América a la que asistieron cientos de creyentes. El mismo pidió a la Virgen de La Altagracia que interceda para erradicar la criminalidad que afecta al país. Cientos de católicos marcharon desde la Catedral Santa María La Menor, en una procesión conmemorativa que culminó con una misa en la Iglesia que lleva el mismo nombre, oficiada por el nuncio apostólico, Jude Thaddeus Okolo.

En Santiago, San Juan de la Maguana, Villa Altagracia y otras localidades del país, los fieles católicos también celebraron con diversos actos religiosos la emblemática fecha.

Sin embargo, cientos de personas que no acudieron a rendirle culto a la virgen o que en horas de la mañana lo hicieron, durante la tarde del martes visitaron diferentes lugares de esparcimiento de la capital para disfrutar del asueto entre familiares y amigos.

Organismos de seguridad estuvieron activos

El peregrinaje de ayer contó con 63 puestos de socorro que fueron anunciados por el Centro de Operaciones de Emergencias (COE). La Defensa Civil, la Cruz Roja, Salud Pública, la Policía Nacional y la Autoridad Metropolitana de Transporte desplegaron un operativo en aras de salvaguardar a las personas que se desplazaron por la festividad hacia y desde Higüey.

La Alcaldía de Higüey dispuso de mayor personal y policía municipal para dar asistencia a los miles de católicos que acudieron a la Basílica y que dieron facilidades para baños y recogida de basura por varios días.

 

 

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

COMPARTIR
AnteriorADARS a la espera de reunión para modificar catálogo de medicamentos
SiguienteEnjuiciarán en febrero a acusados de ultimar coronel Suárez Cordero