Al menos 18 muertos y 200 heridos en una explosión en Beirut

Al menos 18 personas murieron y otras más de 200 resultaron heridas en una fuerte explosión registrada en un barrio del sur de Beirut, considerado feudo del grupo chií libanés Hizbulá, según las últimas cifras aportadas por una fuente militar a los medios.

La explosión se produjo entre los sectores de Bir el Abed y Rueis, cerca del Centro de los Mártires, lugar utilizado por Hizbulá para celebrar actos y reuniones.

El ministro saliente del Interior, Maruan Charbel, adelantó que las primeras investigaciones apuntan a que el estallido fue provocado por un coche bomba.

"No sé qué ha pasado. Ha sido como un terremoto", dijo un joven herido en la explosión. "Escuché una enorme explosión que me lanzó varios metros", comentó a Reuters una mujer de 50 años que no sabe dónde está su hermano, con quien hablaba en una tienda antes del atentado.

El ataque fue condenado de forma unánime por todos los dirigentes libaneses, incluido el presidente, Michel Suleiman, quien calificó en un comunicado ese acto de "cobarde, ya que envía un mensaje con la sangre de inocentes".

En opinión de Suleiman, el ataque, que "afecta a todo el Líbano", tiene "las huellas de Israel que quiere socavar la estabilidad y resistencia del pueblo libanés, en especial en el séptimo aniversario del fin de la guerra" de 2006.

Más amenazas y condena internacional

Un grupo islamista ha reivindicado el atentado en un vídeo, en el que destaca que es su segunda operación (hace justo un mes que otro coche bomba en el mismo distrito hirió a 50 personas) y que no parará aquí. "Habrá más ataques contra Hizbulá", advierten. Se trata de un grupo suní que se hace llamar las 'Brigadas de Aisha'.

El grupo acusa a Hizbulá de ser agentes iraníes. "Mandamos un mensaje a nuestros hermanos en Líbano. Que se mantengan alejados de todas las colonias iraníes en el país... porque vuestra sangre será necesaria para nosotros", expresó un hombre enmascarado en el vídeo.

La violencia sectaria se ha extendido en varias regiones tras el conflicto sirio. Los musulmanes suníes de El Líbano apoyan, en su mayoría, a los rebeldes sirios mientras que los chiítas apoyan el régimen de Assad.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó el atentado. "Este tipo de actos de violencia son completamente inaceptables y solo refuerzan la determinación de la comunidad internacional de seguir apoyando la seguridad y la estabilidad de Líbano", dijo la oficina del portavoz de la ONU en un comunicado.

Tras llamar a los libaneses a apoyar a las instituciones y mantenerse "unidos" en estos momentos "tensos", Ban confió en que los responsables sean llevados ante la justicia "lo antes posible" y extendió sus condolencias a los familiares de las víctimas.

Fuente: El Mundo.es

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

COMPARTIR
AnteriorGobierno seguirá con la austeridad en el gasto público: Hacienda
SiguienteSe espera más calor y mucha nubosidad este viernes: Onamet