El joven días después apreció vivo y salvo

Santo Domingo RD.- Una mezcla de dolor y felicidad es lo que embarga el corazón de una madre de 49 años, que sepultó el cuerpo de un joven creyendo que era su hijo que había reportado como desaparecido. El joven días después apreció vivo y salvo.

Luego de permanecer 18 días buscando a Luis Eduardo Cocco, de 23 años, recibió la triste noticia de que un cuerpo con las mismas características de su vástago había sido encontrado en el Malecón de Santo Domingo. Todo parece el relato de una telenovela dramática, pero no lo es, es un hecho de la vida real.

Sin embargo, a los cuatro días de haber sepultado a quien ella creía que era su hijo, recibe otra llamada.

La madre relata que pensaba que se estaba volviendo loca. El joven en el tiempo que estaba desaparecido cuenta que estaba en casa de un amigo en el municipio Santo Domingo Este.

El padre del joven Adison Cocco, siempre tuvo la certeza que el cadáver que les entregaron no era su hijo.

Esther justifica la acción de su hijo indicando que estaba incomunicado.

Pero la gran pregunta es cómo las autoridades entregan un cuerpo a la familia sin saber si corresponde a su pariente.