Afirma el Gobierno sigue sin proporcionarle “soluciones reales”

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-  La empresa Lajún Corporation planteó un nuevo horario para el vertedero de Duquesa, bajo su administración, que se delimitará entre las 10:00 am y las 4:00 pm sólo de lunes a viernes.

Asimismo, en un comunicado divulgado este lunes,  dijo que “dada la situación de no rentabilidad de esta compañía privada se cancelarán los servicios para los municipios de Santo Domingo Oeste, Pantoja y Los Alcarrizos, ya que estos están pagando menos de un USD$1.00 por tonelada, cantidad claramente insuficiente que contribuye a que esta inversión privada respetada no sea rentable”.

Sostuvo que a pesar de los meses transcurridos, se continúa sin hallar una solución satisfactoria que implica una subida del precio por tonelada que mantenga un nivel de calidad mínimo en el tratamiento de residuos sólidos en el Gran Santo Domingo.

La compañía se reiteró propietaria de los terrenos del vertedero de Duquesa, en Santo Domingo Norte, y administradora de los residuos sólidos de la misma. Dijo que continúa operando bajo las mismas condiciones que propiciaron hace unos meses una importante crisis en el vertedero de Duquesa y que, pese a observar avances como el plan gubernamental Dominicana Limpia, la compañía continúa sin recibir planteamientos concretos y definitivos.

Vea también: Presidente Medina anuncia RD$2,500 millones para alcaldías; lanza plan Dominicana Limpia

Aseveró que la situación está motivando, según los administradores de la compañía, que se reduzca el servicio operacional actual.

Resaltó que el propio Gobierno ha admitido que se requiere de un mínimo de USD$10 por tonelada para que la operación sea rentable. En este sentido, Lajún dijo que envió de nuevo una carta formal al Ministerio de Medio Ambiente el pasado 2 de junio “y, por desgracia, todavía no hemos tenido respuesta, al igual que las 27 cartas anteriores que Lajún formalizó a los Ayuntamientos”.

“La compañía sigue sin vislumbrar una solución definitiva y a largo plazo y considera que la iniciativa “Dominicana Limpia” no ha sido bien planteada al respecto. Por ejemplo, considera que lo planteado en Haina no se sostiene puesto que no puede absorber técnicamente los residuos procedentes de Santo Domingo y, además, lo considera ilegal. En cuanto a lo planteado en San Luis considera que es solo una solución para Santo Domingo Este y solo contempla un costo eficiente para esta zona. Por último, en cuanto a la iniciativa educativa, pese a ser positiva, no soluciona en modo alguno el problema a corto plazo planteado en este momento. También se refiere al reciclaje en Punta Catalina que lo califica de “no funcional” puesto que incrementará los costos de transporte 15 veces superior (de USD$50 a US$750 per ton) y el fuel utilizado dañando la planta y reduciendo su eficiencia interna. Mientras tanto, Lajún continúa recibiendo menos de USD$2 por tonelada del Gobierno, muy por debajo de una tasa razonable”.

Puede leer: Oposición y Gobierno unidos para rechazar vertedero en Haina

Lajún advirtió también a la administración pública que no tolerará cualquier intento de expropiación directa o indirecta, ni nacional ni internacionalmente. Hasta ahora – considera- que ha tenido una actitud pasiva pero que, a partir de ahora, la mantendrá activa para defender sus legítimos intereses.

También criticó que “el gobierno esté centrado en ciudades pequeñas como Tamboril, Jarabacoa, Azua o San Juan de la Maguana y que no está dialogando con los públicos de interés relevantes, especialmente con la parte más interesada, que es Lajún Corporation, que es la compañía con mayor Know How e inversión en la materia”.

La compañía reiteró que el sector del transporte de residuos está acechado por la corrupción “puesto que éstas están recibiendo tres veces más de lo que les correspondería a precio de mercado. (Están recibiendo US$50 por tonelada mientras que internacionalmente se suele cobrar una media de USD$21), hecho que fue verificado tras la reciente rescisión del contrato Triple AAA”.

En este sentido, la compañía se preguntó: “¿Por qué no son estos contratos públicos?; ¿Por qué los políticos no se pronuncian sobre estos altos precios?; ¿Saben esto sus acreedores o representados?; ¿Por qué las ofertas no son públicas?”.

Lajún se quejó “del trato recibido por el Ministerio teniendo en cuenta que otros vertederos como Santiago o Puerto Plata no han sido multados pese a haber atravesado circunstancias similares en cuanto incendios, que son habituales y que además tienen el riesgo directo de afecta al turismo.

Mo obstante, propuso a la administración pública “una solución a corto plazo para continuar operando óptimamente que pasa por el pago a Lajún de una tarifa sostenible que justifique sus costos actuales; eliminar las multas y litigios injustos y discriminatorios y el cese inmediato de ataques indiscriminados contra la administración de Lajún”.