Para suspender a un país de la OEA hay que aplicar la Carta Democrática Interamericana

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo este lunes durante una rueda de prensa sobre Venezuela que “de una dictadura se sale por elecciones” y por eso exige al Gobierno del Nicolás Maduro, convocar a la mayor brevedad comicios generales, libres y con observación internacional.

De una dictadura se sale por elecciones, eso fue así en Uruguay, Chile, Argentina. De las dictaduras se sale con elecciones y esa es la solución“, afirmó junto a Lilian Tintori, Patricia de Ceballos y Oriana Goicoechea, familiares de políticos presos en Venezuela.

La delegación venezolana interrumpió la rueda de prensa de este lunes, Carmen Velásquez, embajador alterna de Venezuela ante la OEA, expresó: “no se puede seguir utilizando los Derechos Humanos para fines políticos”. Luego del incidente el Secretario retomó la conferencia como estaba previsto.

Así lo anunció la Organización de Estados Americanos (OEA) en un comunicado, en el que detalló que la conferencia se realizará en la sede del organismo en Washington a las 14.00 hora local de este lunes (18.00 GMT).

Almagro comparecerá ante la prensa junto con Tintori, esposa del encarcelado dirigente opositor Leopoldo López, y De Ceballos, alcaldesa del municipio San Cristóbal y esposa del exalcalde opositor Daniel Ceballos, también en prisión.

Será la primera aparición pública de Almagro tras haber pedido esta semana suspender a Venezuela de la OEA, un proceso diplomático complejo que requiere el apoyo de dos tercios (24) de los 34 países miembros del organismo continental.

Para suspender a un país de la OEA hay que aplicar la Carta Democrática Interamericana, un instrumento jurídico aprobado en 2001 por todos los Estados miembros con el fin de proteger la democracia en la región.

La suspensión es la sanción más alta que la OEA puede imponer a un Gobierno y solo se ha efectuado una vez desde la creación de la Carta: tras el golpe de Estado en Honduras de 2009.

Almagro defiende que, en este caso, la suspensión es “el más claro esfuerzo y gesto” que los países americanos pueden hacer por el pueblo venezolano y por la democracia en la región.

Según Almagro, el Gobierno del presidente Nicolás Maduro ha llevado a Venezuela a un “extremo nunca visto” en la historia reciente del continente: “rompe el orden democrático, viola con impunidad los derechos de sus nacionales, mantiene presos políticos, tortura, roba, trafica drogas y somete al pueblo a falta de alimentos, medicinas y dinero“.

Fuente: Agencia EFE

Dejar respuesta