A la huelga se han plegado docentes y profesores de todos los niveles con un fuerte acatamiento en la capital argentina y la provincia de Buenos Aires.

Docentes de argentina iniciaron este lunes una huelga nacional de dos días en reclamo de mejores salarios tras fracasar el diálogo con el Gobierno de Mauricio Macri, lo que impide el inicio de los cursos para millones de alumnos en todo el país.

A la huelga se han plegado docentes y profesores de todos los niveles con un fuerte acatamiento en la capital argentina y la provincia de Buenos Aires, los distritos más poblados, según sindicatos.

Los maestros dieron por fracasadas las negociaciones el viernes por el rechazo del gobierno a convocar paritarias (negociaciones) nacionales bajo el argumento de que el pago de salarios corresponde ser discutido a nivel provincial.

El núcleo de las negociaciones se dio en la provincia de Buenos Aires, donde la gobernadora María Eugenia Vidal, de la gobernante alianza Cambiemos, rechazó el reclamo de 35 % de aumento para paliar la inflación que rondó el 40 % el año pasado. El gobierno busca limitar los aumentos a la pauta inflacionaria de este año fijada en 17 %.

Asimismo, el gobierno provincial advirtió que se descontarán los días de paro y acusó a los sindicatos de tener motivaciones políticas.

Pese a la huelga el presidente Macri dará por iniciado el ciclo lectivo en un acto en la provincia de Jujuy, en el extremo norte del país alejado de la capital argentina, donde está prevista una marcha al ministerio de Educación.

Allí el gobernador Gerardo Morales, aliado de Macri, otorgó un aumento del 10 % más sumas fijas, ofrecimiento que se espera haga desistir de plegarse a la medida a los docentes de Jujuy, una de las provincias más pobres del país.

La Iglesia católica pidió moderación a ambas partes y bajar “la escalada de confrontación“, según dijo monseñor Eduardo Martín, de la Comisión de Educación de la Conferencia Episcopal.

El paro docente es el puntapié de una semana complicada para el gobierno que tendrá el martes una protesta de las tres centrales obreras junto a movimientos sociales y partidos opositores en rechazo a la política económica.

Las centrales obreras reclaman mejoras salariales y el fin de la ola de despidos por cierres de fábricas.

En una medida inédita se unió a la protesta la cámara de pequeños y medianos empresarios CAME ante el cierre de Pymes y comercios por el derrumbe del consumo en los 15 meses de gobierno de Macri.

El miércoles se suma una huelga de organizaciones feministas en adhesión el Día Internacional de la Mujer contra la discriminación laboral, la violencia machista y los feminicidios.

Argentina sigue con su economía en recesión. En 2016 el Producto Bruto Interno (PIB) cayó 2,3 % con un tibio repunte en el último trimestre tras cuatro consecutivos de caída.

Fuente: AFP