Cuba buscará dar la nota sorpresiva en el IV Clásico Mundial de Béisbol

LA HABANA, Cuba – Apoyada en una poderosa ofensiva y en un sólido pitcheo, a pesar de no contar con sus estrellas de antaño, Cuba buscará dar la nota sorpresiva en el IV Clásico Mundial de Béisbol, al cual llegará con el impulso de la recién finalizada Serie del Caribe.

“La expectativa es tratar de pasar a la segunda fase, estamos en un grupo bastante complicado, pero creo que con el entrenamiento que estamos haciendo estamos en condiciones de avanzar. La Serie del Caribe fue muy importante, nos sirvió de preámbulo al Clásico”, expresó Carlos Martí, director técnico de Cuba.

Martí, de 67 años, se ganó la dirección del team Cuba al conducir a su equipo Granma, a la victoria en el campeonato nacional por primera vez en la historia.

También con el experimentado director al mando, la novena cubana obtuvo un decoroso resultado en la recién finalizada Serie del Caribe donde cayó en semifinal frente al anfitrión mexicano, Culiacán.

A raíz de ese desempeño los responsables del béisbol cubano llamaron a filas para el Clásico a 20 jugadores que estuvieron en la Serie del Caribe, a los que se sumaron otros ocho.

Despaigne encabeza la ofensiva 

El toletero Alfredo Despaigne, encabeza la ofensiva de la isla, que será, según Martí, uno de los puntos fuertes del elenco.

Despaigne, jardinero o bateador designado y cuarto bate en la alineación, acaba de firmar un contrato de unos 11 millones de dólares con el club japonés Fukuoka Softbank Hawks, convirtiéndose en el

pelotero mejor pagado de los que permanecen en la isla.

“No estoy todavía en mi mejor forma pero espero progresar y dar lo mejor de mí en esas tierras de Japón que ya conozco porque llevo varias temporadas allí”, expresó Despaigne, con voz todavía no recuperada de un fuerte catarro.

Frederich Cepeda, de 37 años, el único cubano que intervino en los otros tres anteriores Clásicos, es un poderoso toletero, bateador oportuno que con su experiencia dio en varias oportunidades, a la derecha o a la zurda, el batazo clave que decidió a favor de su equipo.

Con su experiencia de cuatro clásicos mundiales, Cepeda explicó que llegará con “la mente fuerte, recuperado de varias lesiones, y por tanto muy contento de estar aquí para apoyar y ayudar a los muchachos mentalmente y en el campo”.

Cepeda insistió en la importancia de arrancar con el pie derecho en un torneo internacional de tanto nivel.

“Todos añoramos llegar a Los Ángeles, llevamos un equipo bueno, con los peloteros de aquí en nuestro país, la primera ronda no me parece tan fácil como parece”, señaló Cepeda.

“Abrimos el primer encuentro con Japón, un equipo bien fuerte, y yo diría que este partido puede ser la clave de nuestro desempeño, siempre abrir ganando es muy importante”, expresó Cepeda.

En la Serie del Caribe los lanzadores zurdos fueron los que callaron la artillería cubana, que además de Despaigne y Cepeda, integran el segunda base Carlos Benítez, el inicialista William Saavedra, a los que se sumarán en el clásico hombres como Yosvany Alarcón, Guillermo Avilés y Jefferson Delgado.

Pitcheo sólido, aunque sin mucha velocidad

La novena cubana contará también con un cuerpo de pitcheo que silenció a dominicanos, boricuas y mexicanos en la Serie del Caribe, encabezados por Lázaro Blanco que luce como el as de la rotación y al zurdo Livan Moinelo como cerrador de lujo.

Blanco terminó la Serie del Caribe con balance de 1-1 (victoria y derrota), permitió una sola carrera en 13 episodios lanzados, ponchó a 11 bateadores y regaló seis boletos. En tanto, en el campeonato cubano Blanco fue líder en victorias con 14 y una efectividad de 1.93.

“Yo considero el pitcheo como un punto fuerte del equipo, abridores, relevistas y cerradores en buenas condiciones”, aseguró Carlos Martí.

Los lanzadores cubanos serán guiados por Frank Camilo Morejón, mejor receptor actual del béisbol cubano, quien consideró que el conjunto está “muy unido, con tres renglones de juego bastante parejos,

que constituyen a mi modo de ver la fortaleza del elenco”.

Pero Morejón recalcó que Cuba ya no contará en el montículo con los grandes nombres de antaño, como Orlando “El Duque” Hernández o José Contreras y más recientemente el zurdo Aroldis Chapman, quien impactó en las Mayores con su récord de velocidad de hasta 105 millas.

“La mayoría de nuestros lanzadores no lanzan más de 93-94 millas, pero podemos contar con cuatro o cinco abridores sólidos y seguros que saben crecerse en los grandes momentos. Son hombres que saben hacer su trabajo, sólidos en el montículo y con los que podemos contar para avanzar”, comentó Morejón.

El experimentado Vladimir García, de 34 años, tiene una recta de hasta 95 millas, pero a veces un control que le causa problemas, ostenta un balance de 77- 49 en ganados y perdidos en 11 temporadas en Cuba y una efectividad de 2.74.

Cuba debutará en el IV Clásico Mundial de béisbol enfrentándose al local Japón el próximo 7 de marzo, el primer juego de un grupo también integrado por Australia y China.

Cuba obtuvo su mejor resultado en el primer Clásico Mundial de 2006, cuando llegó hasta la final que perdió frente a Japón, tres años después los cubanos se ubicaron en el sexto lugar en tanto hace cuatro años se quedaron en el quinto escaño.

Fuente: Agencias