El embajador estadounidense en Colombia dijo el jueves que desconoce si el gobierno de Donald Trump mantendrá un enviado especial al proceso de paz que adelanta la nación sudamericana.

Es una cuestión para la nueva administración. Es prematuro hablar al respecto“, dijo Kevin Whitaker sobre el futuro de Bernard Aronson, enviado desde febrero de 2015. “Él es enviado de Kerry. Uno puede decir que mientras Kerry sea secretario de Estado, está Aronson. Esa es mi presunción“.

El diplomático dijo que enfatizará al nuevo equipo de gobierno la necesidad de que Estados Unidos mantenga su apoyo a Colombia.

Whitaker conversó con reporteros al salir de una reunión convocada por el centro de estudios Atlantic Council en el Congreso, que a mediados de 2017 planea emitir un documento que sirva al gobierno de Trump como una hoja de ruta en su relación con Colombia.

Trump ha postulado a varios integrantes de su gabinete para cuando asuma el poder el 20 de enero, pero aún no se conoce quién será su secretario de Estado.

La reunión estuvo encabezada por los senadores Rey Blunt (republicano) y Benjamin Cardin (demócrata), y convocó además a representantes de ambos partidos y varios exfuncionarios gubernamentales estadounidenses con experiencia en América Latina.

Además de designar a Aronson como enviado especial, el presidente Barack Obama solicitó en febrero al Congreso destinar 450 millones de dólares para apoyar el proceso de paz que Colombia alcanzó el mes pasado con las FARC. Por su parte, el embajador colombiano en Washington, Juan Carlos Pinzón, expresó su beneplácito por la designación del general retirado John Kelly como secretario de seguridad nacional, quien hasta comienzos de este año fuera el contacto con las fuerzas armadas del continente al encabezar el Comando Sur estadounidense.

Kelly cree en el modelo de Colombia como un modelo a replicar en otros lados y por lo mismo vamos a tener a una persona con la que se puede hablar y con la que seguramente vamos a poder gestionar los intereses de Colombia y América Latina en general“, dijo Pinzón, refiriéndose a la posibilidad de que el Senado confirme a Kelly en ese cargo.

El expresidente Alvaro Uribe, líder de la oposición al acuerdo de paz, viajó a Washington para reunirse desde la mañana del jueves y hasta el sábado con el subsecretario de Estado, Antony Blinken, legisladores de ambos partidos y personas allegadas a Trump, tales como Rudy Giuliani.

Al consultarle qué le dijo al exalcalde neoyorquino, Uribe respondió: “estamos expresando nuestras preocupaciones sobre el futuro de la democracia colombiana“.

El exmandatario objeta al proceso de paz por considerar que permite impunidad a los miembros de FARC, y ha abogado por cárcel para los guerrilleros y condiciones para que puedan acceder a la política.