El reciente atraco que sufrió la defensora del Pueblo, Zoila Martínez es una radiografía que la delincuencia va en aumento y que toca las puertas de todos los dominicanos y turistas.

Es momento que el Gobierno diseñe un verdadero plan que  combata los actos delincuenciales que en los últimos días ha mostrado ser verdadero enemigo que carcome a los hombres y mujeres que luchan día a día por sobrevivir.

No es justo que en pleno siglo XXI los dominicanos sigan siendo atacados por antisociales, que son vivo ejemplo de una sociedad con falta de oportunidades, pues son pocos los que pueden vivir dignamente, con las necesidades básicas cubiertas con los bajos salarios que devengan.

Los Gobiernos que han administrado en los últimos 20 años la nación son culpables de la inequidad social, corrupción y pobreza en que aún se encuentra sumergida Quisqueya la Bella.

Mientras siguen los reportes de violencias, robos y  asesinatos  la policía insiste en que los hechos que se registran son aislados. Por supuesto que son aislados para los altos oficiales que no son tocados por los delincuentes porque tienen sus casas seguras, sus hijos andan con seguridad, claro está todo eso pagado por los el pueblo domincao. Así si es bueno…

República Dominicana refleja lo que vive y no hay peor ciego que el que no quiere ver y quiere tapar sus faltas, así no, el Gobierno debe garantizar a la ciudadanía un país seguro y con oportunidades, se está acabando la táctica dilatoria que tienen… Ojo el pueblo no es tonto…