Dos hermanos de 18 meses y 3 años murieron el miércoles después de que su padre los dejó dentro de un automóvil en plena ola de calor en Israel, indicaron los servicios de rescate y la prensa local.

Los pequeños fueron encontrados inconscientes en el vehículo por habitantes del pueblo de Al Sayed (sur), cerca de Beerseba, en el desierto del Néguev, informó un portavoz del Magen David Adom, los servicios de rescate israelíes.

Una ola de calor azota Israel desde hace varios días y en el Néguev las temperaturas sobrepasan durante el día los 35 Celsius.

De acuerdo con los medios locales, los dos hermanos murieron aparentemente por deshidratación después de pasar varias horas en el automóvil, estacionado cerca de la escuela donde trabaja su padre.