En lo que se ha convertido en una tradición navideña para algunos suecos, una decorativa cabra gigante hecha con paja fue incendiada el domingo temprano, y la policía arrestó a un hombre de 25 años sospechoso del hecho.

La cabra de paja es un querido símbolo navideño en la ciudad de Gavle, en el centro de Suecia. Sin embargo, también se convirtió en un tipo de tradición quemarla.

La edición de este año permaneció casi un mes en una plaza del centro antes de arder.

La policía dijo que arrestaron a un sospechoso que tenía puesto un pasamontañas y ropa que olía a combustible de encendedor. Su rostro estaba cubierto de hollín y su cabello dañado por fuego.

La policía señaló que lo interrogaran una vez que se le pase la borrachera.

La cabra es una antigua tradición navideña que precedió a Santa Claus (San Nicolás, Papá Noel, Viejo Pascuero) como el portador de regalos.