LA HABANA (AP) — Seis funcionarios públicos cubanos fueron condenados a penas de entre uno y 10 años de cárcel por desviar el equivalente a unos 370.000 dólares, informaron medios de prensa locales el viernes.

Los delitos se cometieron entre 2012 y 2014 y fueron descubiertos cuando las autoridades de la contraloría notaron que directivos financieros habían duplicado la nómina de salario y hecho extracciones de dinero injustificadas en nombre de la dependencia que se encarga de la limpieza e higiene del municipio capitalino de Boyeros.

“Resulta entonces preocupante que ni siquiera llamara la atención de la sucursal bancaria el aumento drástico del monto, considerando que se trataba de la misma unidad, con los mismos niveles de gestión”, expresó Granma.

Incluso una directiva municipal de Finanzas y Precios les transfirió más presupuesto del aprobado para cubrir el efectivo faltante. La cadena de funcionarios sobrevivió 16 auditorías en esos dos años sin que se descubriera el fraude.

Los desvíos se suman a otros que salieron a la luz pública y que se produjeron en un periodo similar en los servicios comunales del municipio de La Habana Vieja, el casco histórico de la capital.

Una de los involucrados, explicó el rotativo, fue Alina Torrecilla Ferrer, quien fungía como subdirectora económica de comunales de Boyeros y debió ser acusada en ausencia pues salió del país antes del operativo anticorrupción.

El juicio se llevó a cabo en enero, dijo Granma.

En los últimos años ha habido una mayor tendencia en Cuba a dar a conocer noticias de desvíos o robos al Estado, en el marco de una campaña contra la corrupción incluso en pequeña escala.