Barcelona.- El triplete es un recuerdo. El “sextete” una ilusión. La realidad que media entre ambos es que Barcelona perdió sus tres primeros partidos de pretemporada y espera que el retorno de Lionel Messi y Neymar en el choque de este miércoles con Roma le permita enderezar el rumbo antes de enfrentar a Sevilla por la Supercopa, el primero de los seis trofeos que buscará este año.

El encuentro, por otro lado, podría ser la despedida de Pedro, jugador emblemático que, cansado de ser suplente en un equipo que cuenta con el fenomenal tridente ofensivo de Messi, Neymar y Luis Suárez, podría cambiar de aires.

El equipo blaugrana aguarda expectante el retorno de sus dos astros, quienes estuvieron ausentes en las derrotas ante Manchester United, Chelsea y Fiorentina por haber jugado la Copa América. Los dos serán de la partida cuando el Barsa se mida con la Roma por el trofeo Joan Gamper.

Barcelona conquistó la liga y copa de España y la Liga de Campeones la temporada pasada. Ahora sueña con repetir de la mano de Luis Enrique la campaña del 2009 con Pep Guardiola, cuando el equipo ganó los seis títulos que disputó.

En sus tres primeras salidas de pretemporada, sin embargo, el Barsa cayó 3-1 ante Manchester United, perdió por penales contra Chelsea después de empatar 2-2 y sucumbió 2-1 ante Fiorentina, desnudando graves lagunas en la defensa, que podrían costarle caro cuando juegue con Sevilla por la Supercopa europea el 11 de agosto en Tiflis, Georgia.

Una derrota en este partido que enfrenta a los campeones de la Champions League y de la Liga Europa acabará con la esperanza de otro “sextete” antes de que empiece siguiera la disputa de la liga nacional.

Luis Enrique volverá a encontrarse con los jugadores de Roma, a quienes dirigió sin demasiado éxito antes de llegar al Barsa. En Roma, por otro lado, milita Seydou Keita, quien participó en varias exitosas campañas del club blaugrana.

El técnico ha dicho que, si de él dependiera, Pedro se quedará en el club. El jugador de 28 años, no obstante, está analizando ofertas en medio de versiones de que se iría al fútbol inglés. Con la temporada a punto de comenzar, si Pedro decide irse, este podría ser su último encuentro con el club de sus amores.