Santo Domingo, RD.- El procurador general República, Francisco Domínguez Brito y su homólogo Andrzej Seremet polaco se reunieron ayer con los familiares de los menores que fueron abusados sexualmente por el padre Alberto Gil en la comunidad de Juncalito, encuentro en el que también participó la fiscal titular de Santiago, Luisa Liranzo, quien realizó las investigaciones y formal acusación en el país.

Los familiares dieron las gracias a ambas representaciones del Ministerio Público, por llevar hasta el final el caso de violación contra sus hijos, logrando que el imputado fuera apresado, procesado y finalmente condenado en Varsovia, Polonia.

“Nosotros nos hemos sentido afectados con este caso porque se trata de niños inocentes que no merecían un trato tan hostil, violentando su dignidad y lastimando aspectos psicológicos que estamos muy conscientes, que no tienen cura ni solución con una condena contra el imputado ni con la indemnización económica que el Estado de Polonia  a través de nuestro Ministerio Público, ha logrado”, dijo Seremet.

La reunión fue llevada puertas cerradas. El procurador polaco aseguró que “leyeron muchas veces los interrogatorios practicados en República Dominicana, tanto a las víctimas como a sus familiares, lo que despertó mucho dolor entre las autoridades, pero “escucharla ahora de sus labios, resulta ser más desgarrador.