La recompra de la deuda con Petrocaribe permitió a los gobiernos de República Dominicana y de Venezuela ganar simultáneamente.

La República Dominicana logró recomprar 4,027 millones de dólares, pagando únicamente 1,933 millones de dólares. Esto significa que Venezuela vendió sus acreencias con un descuento de un 52%.

Esa operación financiera se traducirá en una reducción de la deuda pública dominicana equivalente a 3.3% del PIB. Ese es el mayor ahorro logrado en la historia dominicana.

Después de tomar en consideración que la tasa de interés promedio de los bonos soberanos emitidos para realizar la recompra es de un 6% y la tasa de interés de la deuda con Petrocaribe era de 1%, se concluye que la ganancia para la República Dominicana –en términos de valor presente- ascendió a 550 millones de dólares.

Venezuela también ganó con esta operación, pues su gobierno está pasando por una terrible iliquidez, agravada por el desplome de los precios del petróleo. Al día de hoy, la tasa de interés que tiene que pagar si emite deuda con un plazo de vencimiento entre 15 y 20 años sería superior al 20%. Por eso a Venezuela le hace sentido vender sus acreencias para obtener liquidez con un 52% de descuento, lo cual es equivalente a decir que se está endeudando a una tasa anual de 9.5%.

Mis felicitaciones al Presidente Danilo Medina, al Ministro de Hacienda Simón Lizardo y a Magín Díaz, Director de Crédito Público por esa magnífica operación financiera.